¿Es de cerdo?

Un musulmán entra en el criper y se pide una cerveza.

– ¿Algo de picar? -pregunta la camarera. El musulmán mira lo que hay y le señala la sangre.

– ¿Es de cerdo?

–  Ni idea -responde la camarera.

– ¿Cómo que ni idea? ¡Es tu obligación saber lo que vendes!

El musulmán comienza a darle la charla a la camarera, que finalmente se cansa y le dice:

– A ver: yo no lo he comprado, tampoco lo he cocinado y no lo he probado. Dígame, entonces ¿cómo voy a saber si es de cerdo o no? La sangre es sangre, con saber eso y que a los clientes les gusta es suficiente. De todas formas, si tienes dudas de si es o no de cerdo y tu religión te lo prohibe, es tan fácil como no probarla.

El musulmán se la queda mirando, se encoge de hombros y finalmente dice:

– Ponme un poco ¡Pero caliéntalo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s