El baboso: ese horrible espécimen

¿Qué es un baboso?

Un cliente, generalmente no habitual, que te mira como si estuvieras desnuda y no te quita la vista de encima un segundo.

Un imbécil que se cree que por decirte que eres guapa y mirarte apreciativamente (aunque la mirada es más bien de salido) va a ganar puntos contigo.

Un idiota machista que no tiene más tema de conversación que sí mismo, que se cree que te impresiona con sus historietas inventadas.

Frases y estrategias típicas del baboso:

  • Eres muy guapa /estás muy buena
  • (extranjeros) -¿eres de aquí? (saben perfectamente que sí) Pues pareces de mi país.
  • Una chica como tú tiene que tener novio seguro pero ¿estás soltera?
  • La estrategia de yo-soy-lo-más-tengo-mucho-dinero/masculinidad/potencia sexual.
  • La estrategia de te-doy pena-a-ver-si-cuela
  • La estrategia de te-invito-a-algo (a ver, imbécil: trabajo en un bar… si quiero algo, cosa difícil porque estoy todo el rato sirviendo lo mismo, me lo tomo sin que tenga que venir nadie a invitarme).
  • La estrategia de te-dejo-mucha-propina-a-ver-si-estás-agradecida.
  • La estrategia de te-como-con-los-ojos.
  • (y mi preferida, por ser la más estúpida) -¿estudias o trabajas? (a ver, anormal: si estoy detrás de la barra y por tanto trabajando, seguro que una de las opciones es que sí).

¿Le funcionan al baboso esas estrategias?

¡Jamás! Lo único que consiguen es que les ignores, de hecho, algunas veces hasta te dan miedo y estás en tensión hasta que se van.

Estrategias para evitar a los babosos:

  • Coge el periódico o cualquier papel que tengas a mano y finge que es muy importante lo que está escrito. También vale un pasatiempo, haz que estás concentrada.
  • Vete a la otra punta de la barra.
  • Finge que estás haciendo algo importante, como limpiar algún cacharro (da igual que el cacharro en cuestión esté impoluto).
  • Vete a hablar con otro cliente inofensivo y finge que la conversación es muy interesante.
  • Estás medio sorda y no oyes la mitad de lo que te dice. Se acabará cansando de gritar o de decir tres veces lo mismo.
  • Una vez que te haya pagado, ignórale y haz como que no existe.
  • Métete al almacén o a la cocina y haz un poco de ruido, como si estuvieras recogiendo.
  • ¡Pero qué cosa más interesante ponen por la tele! ¡no te puedes perder ni una palabra!
  • Encógete de hombros cada frase que diga y no le respondas a las preguntas personales. A veces funciona.
  • No les des las gracias por las propinas (te las mereces de sobra si tienes que soportar eso) y no aceptes su invitación por muy ofendido que diga sentirse. Si haces lo contrario, se crecerá.
  • No pares de hablar de lo maravilloso que es tu novio (aunque sea imaginario). Diga lo que diga, tu novio más y mejor. Tu novio va al gimnasio: haz que tenga miedo de que aparezca y le parta la cara. Nunca digas que eres lesbiana: eso no funciona. Podría empezar a imaginarse contigo y otra tía y será peor.
  • Tu novio/hermano/padre está a punto de llegar. Ya no le hará tanta gracia estar ahi molestándote cuando un posible defensor tuyo va a aparecer en cualquier momento.
  • Suénate los mocos en su presencia. A veces eso es suficiente para pararles los pies, si haces mucho ruido (sólo cuando no hay más clientes, es asqueroso).
  • Siempre tienes cosas interesantísimas e importantes que hacer después del trabajo. Si es con tu novio, mejor que mejor.
Anuncios

2 pensamientos en “El baboso: ese horrible espécimen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s