La mayor cansina del mundo

Una mujer entra en el Criper.
-Tengo que ir al baño -dice.
-Lo siento, es sólo para clientes -responde la camarera.
-Pero es que tengo que ir hasta Aluche y luego coger un bus -protesta.
-Ya, pero si no eres cliente no puedes entrar, mira el cartel.
-Ya, si lo he visto, pero en otros bares te dejan entrar aunque ponga que es sólo para clientes.
-En este no.
-Pero es que tengo que ir a Aluche y luego coger el bus ¿y qué hago si no me aguanto?
-Ese no es mi problema -replica la camarera, cansada de los viajeros de la renfe que se creen que el Críper es su urinario público particular.
-No, ya, es mío, pero mi hermano está en el hospital y en los hospitales se muere la gente, y tengo que ir a Aluche y luego coger un bus.
-Ya, pero aquí no puedes entrar si no eres cliente -vuelve a decir pacientemente la camarera mientras ve pasar el tren a Aluche.
-Pero hay bares en los que dejan entrar a pesar de todo, y yo me tengo que ir a a Aluche y luego coger un bus, porque mi hermano está en el hospital y en el hospital se muere la gente, y lo mismo me dan ganas de ir al baño en el trayecto y tengo problemas de colon.
-Sigue sin ser mi problema. Si tantas ganas tienes de ir al baño, vete al ayuntamiento, que hay váters portátiles, o consume algo.
-Pero hay bares en los que dejan entrar sin que seas cliente.
-Sí, pero éste no es uno de ellos.
-Pero es que me tengo que ir a Aluche y luego…
Pasan diez minutos y la camarera pierde la paciencia porque, le diga lo que le diga, la mujer sigue en el mismo bucle de absurdas excusas.
-Mira, tía, estás en un círculo vicioso.
-Sí claro pero-
-Estás en un círculo vicioso -la corta-, con sólo dos soluciones: o te tomas algo, pagas y entras al baño o te largas de una vez.
-Pero es que hay bares en los que dejan pasar a pesar de no consumir.
-Pero ya te he dicho que éste no y que no es mi problema que tengas un hermano en el hospital tan lejos, ni que tengas problemas de colon -repite la camarera. En ese momento, se va otro tren hacia Aluche y lo señala-. Mira ¿ves? Ya se ha ido el segundo tren hacia Aluche. Si en vez de estar aquí dándome la tabarra hubieras cogido el primero que se marchó, ya estabas allí y meabas en el hospital.
-Pero es que-
-Pero es que nada. ¿Qué tengo que hacer para que te largues? ¿Llamar a la poli?
-No, a la policía se la llama para los ladrones, no para echar a gente honrada que sólo quiere ir al baño.
-Me estás molestando y este sitio tiene derecho de admisión. Como no te largues les llamo y que te echen ellos.
-Pero es que algunos bares te dejan entrar al baño sin ser cliente.
-¡¡¡QUE TE LARGUES!!! -exclama con voz autoritaria la camarera. Después de tres pero es que más, la mujer sale al fin por la puerta justo en el momento en el que se marcha otro tren hacia Aluche.

Anuncios

2 pensamientos en “La mayor cansina del mundo

    1. Deborah F. Muñoz Autor de la entrada

      Te juro que me dieron unas ganas de salir y estrangularla… Santa paciencia que tengo, hace unos años me la había comido viva a los cinco minutos y la muy cabrona se tiró 20 en el bar dándome la lata.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s