Archivos Mensuales: febrero 2013

Un café solo, corto de café

Un señor bajito entra en el Críper y, con voz de pito, pregunta a la camarera:

-¿Me puedes poner un café solo corto de café?

La camarera se le queda mirando, preguntándose internamente cómo puede un café solo estar corto de café, si para que un café sea corto tiene que llevar algo más que café.

-Uno solo -repite, pensando que ha escuchado mal.

-Sí, pero corto de café.

La camarera se encoge de hombros y le pone un café solo, pero con la taza medio llena en vez de hasta el borde.

-¿Así?

-Perfecto, muchas gracias.

Anuncios