Archivos Mensuales: junio 2013

Irresponsable

Cuando la camarera llega, el niño ya está en la puerta, abriendo y cerrando mientras se balancea, sin darse cuenta, al parecer, del desagradable chirrido de la misma. Ella piensa que su madre, que le mira desde la mesa más alejada junto a sus amigos, no debería dejarle, porque hay unas escaleras y podría hacerse daño, pero no es quién para decirle nada y lo deja estar, aunque fulmina con la mirada a la progenitora del pequeño, que intenta tentarle con un bollo para que se quede quieto, sin éxito.

El niño sigue y sigue, incansable, durante un cuarto de hora. Después se cansa y se sienta en las escaleras, por fuera, a pesar de estar a pocos grados. La madre no le dice nada y la camarera empieza a enumerar mentalmente la multitud de razones por las que un niño tan pequeño no debería estar solo en las escaleras, con un fino abrigo a pesar del frío que hace.

Al final, ocurre lo inevitable: el crío ve una paloma y se pone a perseguirla, cruzando sin mirar la carretera y arrollando a dos viandantes. Sólo entonces la madre se levanta y sale corriendo tras él.

En cuando vuelve al local y no le deja volver a salir, el niño se pone a gritar como un cerdo en matanza y todos los adultos intentan ignorarle. La camarera les vuelve a fulminar con la mirada y, cuando ven que no va a callar, pagan y se dirigen a la puerta. El niño se zafa de su madre y corre a la mesa, donde recoge el bollo al que no había prestado atención antes y se larga con una sonrisa.

Anuncios