¿Has pensado en ser matrona?

Dos amigos entran en el Criper y, pasados cinco minutos, la camarera , que está de muy mal humor, se da cuenta de que no va a haber forma de evitar darles conversación. A pesar de responder con monosílabos los tipos no se rinden y siguen haciendo preguntas tontas.
—¿Pero tú estudias?
—¿No lo ves? —responde ella, agitando los apuntes en su cara con la esperanza de que se den por enterados y la dejen estudiar tranquila.
—¿Y qué estudias?
—Publicidad —gruñe ella.
—¿Y qué tal?
—Mal —después de cinco años dando cada clase lo mismo, con profesores despreocupados y desinteresados y la sensación de que todo lo que sabe lo ha aprendido es gracias a los libros y no a la pérdida de tiempo que son las clases presenciales, no puede responder otra cosa.
—¿Y por qué no te cambias?
—Porque no —responde. No le apetece dar explicaciones a dos desconocidos y espera que su respuesta cortante sea suficiente para que la dejen en paz.
—Si no te gusta… podrías hacer otra cosa. ¿Has pensado en ser matrona? —ella les fulmina con la mirada, pensando que la están vacilando, pero hablan en serio—. O enfermera.
—O bombera —añade el otro.
—No.
—No te va lo de ayudar a la gente ¿eh? —si las miradas mataran, los dos hubieran muerto en ese instante—. Bueno, también puedes irte al extranjero. En mi país hay muchas oportunidades. Si te animas nosotros te ayudamos.
Ni en un millón de años, piensa ella. La última frase ha sonado a mafia de trata de blancas. Pero se calla y simplemente responde, lo más borde posible.
—No tengo interés en irme fuera de España.
—¿Pero por qué? A mí me salió un trabajo buenísimo aquí y aquí me vine. Ahora no tengo trabajo, pero cuando me salga haré lo mismo. Además, tú no eres de aquí.
—Yo soy de Madrid.
—Bueno, tus padres.
—Mis padres son españoles.
Los dos se quedan un poco cortados con su respuesta, pero vuelven a la carga:
—Lo mismo da. El futuro está fuera.
—Pues iros vosotros.
—Nosotros tenemos trabajo aquí.
—Acabas de decirme que estás en paro —replica ella. Imbécil, añade mentalmente.
Esa última frase acaba la conversación y por fin, tras pagar, los dos se marchan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s