¡Al fin alitas!

El tipo de las alitas regresa al Criper tiempo después y la camarera, nada más verle entrar, le dice:

—Hoy sí que hay alitas.

La cara del hombre se ilumina y se inclina sobre el mostrador.

—Oh, bien, perfecto. ¿Y un lugar para llamar? —Ella niega con la cabeza—. Vale. Dentro de un rato vuelvo y me tomo un botellín.

Dicho esto, se larga sonriente. Pero no vuelve y no se toma ni el botellín… ni las alitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s