Simpa

El hombre entra al Críper y pide una caña. La camarera se la pone y, casi sin darle tiempo a soltarla, se la acerca a la boca. No llega a darle el primer sorbo, porque en ese instante llega el del bar de enfrente, cabreado.

—¿Qué? ¿No tienes bastante con irte sin pagar mis cubatas, encima tienes que robarle a los demás?

El tipo se encoge de hombros y la camarera le arrebata la cerveza de las manos, furiosa. Agradece la información al de enfrente , aunque en el fondo de poco sirve, salvo para no darle el gusto de emborracharse gratis: esa cerveza ya ha sido desperdiciada. Tira el contenido al fregadero mientras observa al muy cabrón marcharse tranquilamente, seguramente en busca del siguiente bar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s