Busca y captura

Tres hombres que parecen tres armarios entran al Críper y se piden unas cervezas. Están un buen rato charlando y finalmente pagan. La camarera les da el cambio y vuelve al sitio donde estaba haciendo paquetitos con las monedas de céntimo porque, si no, no se las acepta el banco.

—¿Y ahora? ¿Vamos a tu casa? —les oye decir.

—No, no, a mi casa no.

—Venga, hombre.

—Que no, que no.

—¿Por qué? Si ya hemos ido muchas veces.

—Es que —baja la voz, pero la camarera tiene buen oído y aún sigue escuchando mientras cuenta las monedas— estoy escondiendo a unos amigos por unos días. Les busca la Interpol.

—Anda ya.

—Que sí, coño. Se dedicaban a captar mujeres para venderlas a la mafia china y ahora están en busca y captura.

—Ah.

En ese momento, los tres se giran hacia la camarera y la miran fijamente. Ella no sabe si le han visto poner cara rara, o si simplemente prefieren prevenir, pero se van cagando leches y no les vuelve a ver por la zona.

Anuncios

Un pensamiento en “Busca y captura

  1. Pingback: Enero de 2015 en todas mis plataformas | Déborah F. Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s