La guarra que se cree marquesa

Una señora entra al Criper y pide un café con leche. La camarera se lo pone y, aunque el vaso está muy lleno, la mujer dice con mucha pompa:

-Llénamelo más.

La camarera echa otros tres milímetros de leche, dejando el líquido justo en el borde, y la señora le pide un vaso de agua. Se repite la misma situación que con la leche. Por supuesto, en cuanto echa el azúcar y lo remueve se cae todo, así como cuando se lleva a la boca ambos vasos, los cuales se bebe de un trago.

-Cóbrame -dice con tono altivo un momento después de eruptar, agitando un billete de cinco euros como si fuera uno de quinientos, tras lo cual se limpia la boca con la manga, obviando el servilletero que tiene justo al lado-. ¡Y limpia esto un poco, que vaya imagen!

La camarera no dice nada, aunque su fruncimiento de ceño transmite perfectamente lo que piensa cuando pasa la bayeta por ese lado de la barra, el único que no está como los chorros del oro. La mujer parece indignarse cuando la bayeta se le acerca demasiado, pero tampoco hace amago de moverse.

-¿Le importa? -pregunta la camarera educadamente para que se aparte.

-Desde luego… -farfulla entonces la señora, mientras se levanta y se larga del local con más pompa que cuando entró.

Anuncios

Un pensamiento en “La guarra que se cree marquesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s