Simpa

Nada más ver al hombre, la camarera sabe que se intentará ir sin pagar.

-Ya la vamos a tener -dice por lo bajo, y un cliente habitual le pregunta:

-¿Y eso?

-Ya verás.

El tipo se acerca a la barra, pide e inmediatamente empieza a hablar de lo amigo que era del jefe antes de que ella naciera, contando una anécdota tras otra sin parar ni a coger aire. Finalmente, media hora después se mete al baño.

-Pues no ha hecho nada, aparte de ser un cansino -dice el cliente habitual a la camarera.

-Ahora intentará irse sin pagar -vaticina la camarera.

Efectivamente, el tipo sale del baño y vuelve a hablar, esta vez encaminándose hacia la puerta.

-Eh -le interrumpe la camarera-. Que no me has pagado el botellín.

-Ostras, ¿en serio? No me había dado cuenta -dice él, tendiéndole dos euros. Mientras le cobra, sigue-: Nuca me ha pasado, si conozco al jefe de toda la vida…

La camarera pasa de responder y le da las vueltas, que el tipo recoge antes de salir escopetado.

-¿Es que le conocías?

-No, es que son tantos años que es como si tuviera un radar de simpas -responde la camarera, aburrida. Lo triste es que el radar lo usa a menudo y no falla casi nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s