El botellín

Cuando la camarera llega, los tres abuelos llevan ya unas cuantas rondas. El jefe le dice que, si quieren más, tiene que ponerles un vino en concreto y cerveza, pero ella se fija en que uno de los que beben cerveza tiene botellín y el otro parece estar bebiendo cañas. Que es lo mismo, pero no es igual.

-Pon otra ronda -pide al rato uno de los abuelos.

-El vino y, ¿una caña y un botellín? -pregunta ella. Están los tres, pero solo habla el que pide.

-Bah, nah, dos botellines y ya.

La camarera le hace caso pero, en cuanto el que sospechaba que bebía caña ve el botellín ante él, dice:

-Yo no quiero botellín, que quiero caña.

-Yo he preguntado -se excusa la camarera. Y estabas delante, piensa.

-Que no, que yo no quiero botellín, coño, que llevo todo el rato bebiendo caña y ahora me pones botellín -se enfada el hombre.

-Si antes de servirle he preguntado… -La camarera mira al tipo que le ha metido en el lío, y este interviene:

-Que le he dicho yo que te ponga el botijo, cojones.

-¿Y tú quién coño eres para pedir por mí, hostia? -le replica el otro, muy ofendido.

Ambos se ponen a discutir hasta que el tercero cambia de tema y hacen una tregua. La camarera se retira entonces al otro lado de la barra, mientras el de la caña echa el contenido del botellín en su vaso y se lo bebe sin hacerle ascos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s