Archivos Mensuales: diciembre 2016

Dormir en lugares extraños

La camarera y un pequeño grupo de clientes habituales charlan, como de costumbre, de lo mismo de siempre y un hombre que se está tomando un botellín al margen de la conversación entra al baño. El resto sigue hablando, tan ricamente, durante una hora o más, hasta que unas señoras que estaban en la mesa se van y la camarera tiene que levantarse a limpiar la mesa. Como viene un olor desagradable del baño, aprovecha para echar ambientador pero, cuando empieza a abrir la puerta, se oye un grito:

-¡Ahhh!

La puerta se cierra de golpe y la camarera, roja como un tomate, vuelve a la barra.

-Manda huevos, podríais haberme dicho que estaba ahí el señor -les dice a los habituales.

-¡Es que no nos acordábamos! -se ríen ellos.

Al rato, el señor sale del baño y, avergonzado, dice, antes de salir del bar:

-Es que me había quedado dormido… ¡Menudo susto me has dado!

Anuncios