Archivos Mensuales: julio 2016

La bruja

Una pareja de mediana edad entra al Críper. Ella, muy peripuesta y estirada, pide una manzanilla y su marido un botellín.

-Eso, eso, cerveza, dí que sí -le reprocha la mujer. Él la ignora, de modo que se gira y se pone a desvariar dirigiéndose a la camarera y al resto de clientes-. ¿Se pueden creer, que venimos del hospital y no se quería ir pronto? Cuando mi madre enfermó, él se quiso largar y yo le acompañé, pero nada, como ahora es su madre, él no me acompaña y se queda con ella. No hay quien lo aguante, el gitaneo que se monta ahí a la hora de visitas.

-Si algo tiene mi madre, es muchos hijos que la queremos -dice el hombre, lanzando una mirada, como de disculpa, al grupo que está aguantando la chapa de la señora.

-Ya, ya, ya veo cómo la quieres, que prefieres hacerme aguantar eso, en vez de venir conmigo -sigue su mujer.

-Te hubieras ido sola -salta el hombre.

-Sí, para que habléis mal de mí luego a mis espaldas. Que tenía que salir de ti el querer irte, luego yo soy la borde. -Se bebe de un trago lo que le queda de manzanilla-. Vamos, para casa. Con la de cosas que tengo que hacer…

El hombre, por no discutir, paga y la sigue con docilidad. En cuanto salen, todos los clientes dicen, al unísono:

-Qué bruja.

Anuncios