El ladrón de huevos

La camarera está conversando con un cliente habitual cuando entra un tipo.

-¿No tienes tortilla? -pregunta tras mirar los aperitivos.

-Lo que ves es lo que hay -le contesta ella. No sabe por qué, pero no le gustan sus pintas.

El tipo vuelve a mirar y se le ilumina la mirada.

-¿Cuánto cuestan los huevos duros?

-Cincuenta céntimos.

-Pues ponme uno -dice asintiendo.

La camarera le pone el huevo en un platito y el salero al lado.

-No, eso no hace falta -afirma el hombre, agarrando el huevo y apresurándose hacia la puerta.

-¡Eh! ¿Dónde crees que vas? Págame -le ordena la camarera, malhumorada.

-Es que no tengo dinero -responde él, quedándose tan ancho.

-Pues ya me estás devolviendo el huevo -señala el plato, con rostro amenazador.

El hombre parece pensárselo, pero finalmente pone el huevo de nuevo en el plato y se larga.

-Menos mal que no tenías tortilla -dice el cliente habitual.

Menos mal que estoy de buen humor, piensa ella. Que si no le doy dos guantazos al gilipollas y le quito las ganas de volver a intentarlo.

Anuncios

Un pensamiento en “El ladrón de huevos

  1. Pingback: Febrero de 2015 en todas mis plataformas | Déborah F. Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s