No voy a denunciar

Un hombre entra al Críper con la camiseta del pijama del hospital, saca un billete de cinco arrugado y pide cambio para tabaco.

—En la vida me ha pasado esto a mí —comenta mientras echa las monedas en la máquina—. Me encontró un viejecito tirado en medio de la calle y me llevó al hospital. Pero ya me he acordado de lo que pasó. Me fui a ese bar de ahí arriba —señala— y me tomé un cubata solo. Seguro que me echaron algo en la bebida. Me han robado trescientos euros.

—Pues si es así, deberías ir a comisaría y denunciarlo —comenta la camarera.

El hombre se gira y le lanza una sonrisa siniestra.

—No, no voy a denunciarlo, no. Ya he llamado a unos amigos. Se van a enterar de lo que es bueno.

Dicho esto, se despide, sale del bar, se enciende un pitillo y se aleja en dirección al bar donde afirma que le robaron con aire decidido. La camarera, por un momento, se siente tentada de abandonar su puesto y asomarse a ver si se va a armar gresca, pero se lo piensa dos veces: casi mejor no saber cómo acaba el asunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s